Cafe_arabica
Variedades del Café

Cafe arabica: qué es, variedades y beneficios

Cuando compras café molido ¿prestas atención a qué tipo de café estás adquiriendo? Existen cuatro grandes tipos de grano que podemos considerar de consumo habitual: cafe arabica, café robusta, café liberica y café excelsa.

La realidad es que la mayoría de las personas, amantes o no del buen café, no se fijan en qué tipología compran, simplemente se preocupan de que sea grano negro y adecuado para preparar el café al que estamos acostumbrados. A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre el cafe arabica: su origen, características, variedades, beneficios y diferencias con otros tipos de grano de café.

¿Qué es el cafe arabica?

Antes de trazar diferencias, empecemos por conocer a fondo su origen. Esta variedad de café procede de las montañas de Etiopía y se cultiva en terrenos de gran altitud (mínimo 800 metros). Por eso, recolectar el grano del cafe arabica es más laborioso, lo que eleva bastante su precio.

Actualmente, este tipo de grano representa más del 50% de la fabricación mundial de café, algo que lo convierte en el más cultivado del mundo. Pese a su origen africano, existen variedades de arábica que se cultivan en Sudamérica, Centroamérica o Asia. Es decir, es muy probable que, aunque quizá no lo sepas, tomes café a base de grano arábica cada mañana.

Además, esta variedad posee alrededor de un 1,7% de cafeína. Suele tener un nivel de concentración menor que en otro tipo de granos negros, pero esto no significa que le reste intensidad a su sabor. Eso sí, su condensación de cafeína por grano hace a este café más digestivo y mucho más suave al gusto que otras variedades que explicamos más adelante. Y es que el arábica surge del fruto del árbol del cafeto, sensible al calor y la humedad de las regiones donde crece.

Normalmente, los expertos cafeteros consideran al cafe arabica una especie exquisita y mucho más fina que otras variedades, que son más fuertes o potentes para el paladar. En este caso, los cafés aromáticos provenientes de este grano tienen un equilibrio de sabores, con una acidez agradable de la mano de notas dulces o afrutadas, en contraposición a otros granos más amargos.

Variedades de cafe arabica

Dentro de la familia arábica existen varios tipos de grano en función de las zonas en las que esté cultivado. Los terrenos de altitud distinta y, sobre todo, dependiendo del clima al que estén sometidos, hacen crecer granos con matices muy diversos.

Por ejemplo, la variedad bourbon comenzó a producirse principalmente en América Latina. En la actualidad, su producción más numerosa se localiza en el sur de México. En este caso concreto, la planta resiste a fuertes temporales, convive en un clima tropical y se adapta a alturas menos elevadas que otros tipos.

El cafe arabica criollo, por su parte, posee un porcentaje de producción mundial mayor dentro de la familia. Surge de plantaciones poco resistentes a vientos y tormentas, ideadas para ser cultivadas a refugio, bajo sombra o en terrenos de baja altura. Es una de las variedades de la familia arábica con sabor más intenso.

De la misma forma que el criollo es un café de porte alto, el caturra se caracteriza por su porte bajo y su origen de la evolución de las plantas del grano bourbon. Tiene su origen en Brasil y se adapta a condiciones climatológicas agradables.

Así pues, estas son las tres variedades más conocidas del arábica y que suponen la gran mayoría del total de producción existente de este grano. Como ves, se trata de un grano realmente delicado, y ahí radica una parte de sus peculiaridades ¿Ya estás totalmente sumergido en el café arábica? Bien, sigamos.

Beneficios del cafe arabica

Cuando uno se pregunta por los beneficios del arábica respecto a otras tipologías, recae en que sus propiedades no distan demasiado de lo que presuponemos que provoca el café negro.

Para empezar, y aunque su nivel de cafeína concentrada en cada grano es menor que otras familias como la robusta, el cafe arabica posee atributos estimulantes, energéticos, que activan el sistema nervioso y neuromuscular. Es por eso que excederse en su consumo puede provocar distintos tipos de problemas cardíacos, insomnio -o fuertes alteraciones del sueño dependiendo del organismo de cada consumidor-, y otros problemas para la salud como jaquecas o palpitaciones.

Asimismo, este grano tiene efecto diurético debido a sus sales potásicas. También aumenta la actividad intestinal y la motilidad gástrica, así como reduce el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas o incluso el cáncer. En definitiva, ingerir café a base de grano arábica en su justa medida puede provocar mejoras para el organismo y ayuda a llevar una vida saludable si se combina con una buena alimentación.

En qué se diferencia el cafe arabica de otros cafés como el robusta

El café más parecido y la principal competencia de la familia arábica en el mercado cafetero mundial es el robusta. De hecho, entre ambos alcanzan más del 95% de la producción total de café en el mundo. ¿Sabes en qué se diferencian?

En realidad, la principal distinción entre ambas variedades radica en la planta y la adecuación de esta a las zonas en las que se cultiva. El grano robusta es más resistente a los cambios climatológicos durante su crecimiento. Ese hecho, junto la menor necesidad de cultivo a cierta altura, hace que sea un grano más barato que el cafe arabica.

En este caso, el crecimiento del grano en zonas con altura, la necesidad de mayor tiempo de cuidado en el cultivo y el tiempo que tarda en desarrollar el fruto final, hacen que sea un grano de café con más calidad y, por tanto, está mejor valorado en el mercado.

Normalmente, y si reparas en el tipo de café que compras en el supermercado, caerás en la cuenta de que el precio es ligeramente mayor. Si compras directamente el grano sin moler, verás que mientras el robusta es redondo, el arábica es ovalado, y la diferencia de forma es perfectamente visible.

Otra gran diferencia entre ambas tipologías es el nivel de concentración de cafeína. El robusta tiene el doble de cafeína que el arábica. Por eso el primero es más amargo y el segundo más suave al paladar. Es por esto que los expertos cafeteros valoran el arábica por su adecuada intensidad de gusto.

Conclusión

En definitiva, el cafe arabica está considerado como un grano mucho más selecto y refinado que el resto. Los verdaderos amantes del café siempre tienden a escoger esta variedad antes que un grano más terroso y robusto.

¿Has tomado nota? Recuerda que, aunque optes por la variedad arábica, es importante que cuides el proceso de creación de tu café, sea cual que sea. Prepáralo correctamente, con el grano que mejor se ajuste a tu paladar, y tendrás la taza adecuada para amenizar tus días.

¿Te ha resultado interesante este artículo sobre sobre el cafe arabica? Cuéntanoslo en los comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *